El punto de vista bíblico: LA BIBLIA y la evolución: ¿son compatibles?

biblia-y-evolucion¿ES POSIBLE que Dios se valiera de la evolución para hacer al hombre a partir de los animales? ¿Dirigió Dios el desarrollo de las bacterias transformándolas en peces, y luego en reptiles y mamíferos, para que finalmente una especie de simios llegara a convertirse en seres humanos? Hay científicos y líderes religiosos que afirman creer tanto en la teoría de la evolución como en lo que enseña la Biblia, alegando que el relato bíblico de la creación es simbólico. Puede que usted mismo se pregunte si la teoría de que el ser humano ha evolucionado de los animales es compatible con la Palabra de Dios.Dirigiéndose a griegos cultos, el apóstol Pablo dijo: “Dios […] hizo de un solo hombre toda nación de hombres”.Saber de dónde venimos es fundamental para comprender quiénes somos, adónde vamos y cómo debemos vivir. Solo si conocemos el origen del hombre, podremos entender por qué ha permitido Dios el sufrimiento y qué tiene pensado para nuestro futuro. Si no estamos convencidos de que Dios es nuestro Creador, no podremos tener una buena relación con él. Por lo tanto, analicemos lo que la Biblia enseña sobre el origen, la condición actual y el futuro del ser humano. De ese modo comprobaremos si la Biblia y la teoría de la evolución pueden ser compatibles.
Cuando había un solo hombre

Los evolucionistas en general afirman que una población de animales se desarrolló gradualmente hasta formar una población de humanos, lo que contradice que en algún momento existiera un solo hombre. Por otro lado, la Biblia presenta un planteamiento muy distinto, pues afirma que nos originamos de un solo hombre, Adán. De hecho, habla de este primer hombre como un personaje histórico, e incluso menciona los nombres de su mujer y de algunos de sus hijos. Nos da detalles en cuanto a qué hizo, qué dijo, cuándo vivió y cuándo murió. Jesús nunca consideró este relato como un cuento para gente inculta. Es más, cuando en cierta ocasión se dirigió a instruidos líderes religiosos, les dijo: “¿No leyeron que el que los creó desde el principio los hizo macho y hembra […]?” (Mateo 19:3-5). A continuación, refiriéndose a Adán y Eva, Jesús citó las palabras de Génesis 2:24.

Lucas, un escritor bíblico e historiador riguroso, presentó a Adán como una persona tan real como Jesús mismo, pues trazó la genealogía de Cristo retrocediendo hasta aquel primer hombre (Lucas 3:23-38). Y fíjese en lo que el apóstol Pablo dijo al dirigirse a un auditorio que contaba con la presencia de filósofos educados en las prestigiosas escuelas griegas: “El Dios que hizo el mundo y todas las cosas que hay en él […] hizo de un solo hombre toda nación de hombres, para que moren sobre la entera superficie de la tierra” (Hechos 17:24-26). Está claro que, según la Biblia, todos descendemos de “un solo hombre”. Entonces, ¿es compatible la evolución con lo que la Biblia enseña sobre el origen de la humanidad?


El hombre se aleja de la perfección

Según la Biblia, Jehová creó perfecto al primer hombre. Es imposible para Dios obrar de otro modo. El relato de la creación dice: “Dios procedió a crear al hombre a su imagen […]. Después de eso vio Dios todo lo que había hecho y, ¡mire!, era muy bueno” (Génesis 1:27, 31). ¿En qué sentido era Adán un hombre perfecto?

Mientras que la evolución presenta al hombre moderno como la versión mejorada de un animal, la Biblia lo presenta como la versión deteriorada de su antepasado perfecto

Era perfecto porque tenía libertad de decisión y podía imitar a plenitud las cualidades divinas. La Biblia afirma: “El Dios verdadero hizo a la humanidad recta, pero ellos mismos han buscado muchos planes” (Eclesiastés 7:29). En efecto, fue Adán quien optó por rebelarse contra Dios. Como resultado, perdió la perfección y privó de ella a sus descendientes. Esto explica la frustración que sentimos cuando queremos hacer las cosas bien y no lo logramos. Es tal como escribió el apóstol Pablo: “Lo que deseo, esto no lo practico; sino que lo que odio es lo que hago” (Romanos 7:15).

Según la Biblia, un hombre perfecto podría vivir para siempre en perfecta salud. Por lo que Dios le dijo a Adán, es obvio que este no habría muerto jamás si hubiera sido obediente (Génesis 2:16, 17; 3:22, 23). Además, Jehová no habría calificado de ‘muy buena’ la creación del hombre si este hubiera tenido la tendencia a enfermar o a rebelarse. La pérdida de la perfección explica por qué el cuerpo humano, aunque maravillosamente diseñado, es vulnerable a deformidades y enfermedades. Por lo tanto, la evolución es incompatible con la Biblia: mientras que la evolución presenta al hombre moderno como la versión mejorada de un animal, la Biblia lo presenta como la versión deteriorada de su antepasado perfecto.

La idea de que Dios se valiera de la evolución para hacer al hombre también es incompatible con lo que la Biblia dice sobre la personalidad de Dios. Si Dios hubiera controlado el proceso evolutivo, eso significaría que ha sido él quien ha conducido a la humanidad a su lamentable estado actual. Sin embargo, la Biblia describe así al Creador: “La Roca, perfecta es su actividad, porque todos sus caminos son justicia. Dios de fidelidad, con quien no hay injusticia; justo y recto es él. Ellos han obrado ruinosamente por su propia cuenta; no son hijos de él; el defecto es de ellos mismos” (Deuteronomio 32:4, 5). Por lo tanto, el sufrimiento que padece la humanidad no es el resultado de un proceso evolutivo dirigido por Dios. Más bien, es la consecuencia de que un hombre se rebelara contra Dios y así perdiera la perfección, con lo que también privó de ella a sus descendientes. Pues bien, hasta aquí hemos hablado de Adán; hablemos ahora de Jesús. ¿Es compatible la evolución con lo que la Biblia dice de Jesucristo?
¿Cristiano y evolucionista a la vez?

“Cristo murió por nuestros pecados.” Seguro que usted sabe que esta es una doctrina básica del cristianismo (1 Corintios 15:3; 1 Pedro 3:18). Para que podamos entender por qué la evolución es incompatible con esta doctrina, primero necesitamos comprender por qué la Biblia dice que somos pecadores y qué efecto tiene el pecado en nosotros.

Todos somos pecadores en el sentido de que no podemos imitar a la perfección las gloriosas cualidades de Dios, como el amor y la justicia. Con razón la Biblia afirma: “Todos han pecado y no alcanzan a la gloria de Dios” (Romanos 3:23). Las Escrituras enseñan que el pecado es la causa de la muerte. “El aguijón que produce muerte es el pecado”, declara 1 Corintios 15:56. Nuestra herencia pecaminosa también es responsable de las enfermedades que sufrimos. A este respecto, Jesús mismo mostró que hay una relación directa entre la enfermedad y el pecado, pues al sanar a un paralítico, le dijo: “Tus pecados te son perdonados” (Mateo 9:2-7).

¿Cómo nos beneficia la muerte de Jesús? La Biblia hace un contraste entre Adán y Jesucristo al decir: “Así como en Adán todos están muriendo, así también en el Cristo todos serán vivificados” (1 Corintios 15:22). Al sacrificar su vida, Jesús pagó el precio por el pecado que heredamos de Adán. De este modo, todo aquel que tenga fe en Jesucristo y le obedezca recibirá lo que Adán perdió: la vida eterna (Juan 3:16; Romanos 6:23).

¿Ve usted por qué la evolución es incompatible con el cristianismo? Si ponemos en duda que ‘en Adán todos estamos muriendo’, ¿cómo podemos esperar que ‘en el Cristo todos vayamos a ser vivificados’?
¿Por qué atrae a tantos la evolución?

La Biblia revela por qué se han hecho tan populares enseñanzas como la evolución: “Habrá un período en que no soportarán la enseñanza saludable, sino que, de acuerdo con sus propios deseos, acumularán para sí mismos maestros para que les regalen los oídos; y apartarán sus oídos de la verdad, puesto que serán desviados a cuentos falsos” (2 Timoteo 4:3, 4). Pese a que, por lo general, la evolución se presenta en términos científicos, en realidad es una doctrina religiosa. ¿Por qué decimos eso? Porque enseña una filosofía de vida y una determinada postura para con Dios. Sus enseñanzas apelan sutilmente a la inclinación egoísta e independiente del ser humano. Muchos partidarios de la evolución aseguran creer también en Dios. Sin embargo, al mismo tiempo afirman sin reparos que Dios no ha creado nada, que no interviene en los asuntos del hombre y que no juzgará a la gente. Se trata de un credo que les dice lo que quieren oír.

A menudo, lo que impulsa a los defensores de la evolución no son los hechos, sino “sus propios deseos”, como el de ser aceptados por la comunidad científica, donde la evolución es la doctrina ortodoxa. El destacado bioquímico Michael Behe, quien ha dedicado casi toda su vida a la investigación de las complejas funciones internas de la célula, señaló que quienes enseñan la evolución de la estructura celular no tienen base para sus afirmaciones. ¿Es posible que la evolución se dé a escala diminuta, a nivel molecular? Michael Behe responde: “La evolución molecular no se basa en la autoridad científica. No hay publicación de la bibliografía científica —en revistas prestigiosas, publicaciones especializadas o libros— que descri[ba] cómo ocurrió o pudo haber ocurrido la evolución molecular de cualquier sistema bioquímico real y complejo”. Y añade: “La afirmación de la evolución molecular darwiniana es pura bravata”.


“La evolución molecular no se basa en la autoridad científica”

Si los evolucionistas no tienen respuestas, ¿por qué predican sus ideas a voz en cuello? El citado bioquímico declara: “Muchas personas, entre ellas muchos científicos importantes y respetados, no quieren que exista nada más allá de la naturaleza”.

La doctrina de la evolución seduce a numerosos clérigos que quieren dar la apariencia de ser intelectuales. Son como aquellos a los que Pablo describe en su carta a los cristianos de Roma: “Lo que puede conocerse acerca de Dios está entre ellos manifiesto […]. Porque las cualidades invisibles de él se ven claramente desde la creación del mundo en adelante, porque se perciben por las cosas hechas, hasta su poder sempiterno y Divinidad, de modo que ellos son inexcusables; porque, aunque conocieron a Dios, no lo glorificaron como a Dios ni le dieron gracias, sino que se hicieron casquivanos en sus razonamientos, y se les oscureció su fatuo corazón. Aunque afirmaban que eran sabios, se hicieron necios” (Romanos 1:19-22). ¿Qué puede hacer usted para que no lo engañen falsos maestros?
La fe en el Creador se funda en pruebas

La Biblia hace hincapié en la importancia de las pruebas al definir lo que es la fe, pues dice: “Fe es la expectativa segura de las cosas que se esperan, la demostración evidente de realidades aunque no se contemplen” (Hebreos 11:1). En efecto, la fe en Dios tiene que basarse en hechos que demuestren la existencia del Creador. Y la Biblia indica dónde puede usted hallar dichas pruebas.

David, uno de los escritores bíblicos, afirmó: “Te elogiaré porque de manera que inspira temor estoy maravillosamente hecho” (Salmo 139:14). Cuando reflexionamos en el asombroso diseño de nuestro propio cuerpo y de otros seres vivos, nos sentimos admirados por la sabiduría del Creador. Cada una de las miles de funciones que nos mantienen vivos tiene un diseño ideal. Además, el universo también exhibe un orden asombroso y una precisión matemática. En este sentido, David escribió: “Los cielos están declarando la gloria de Dios; y de la obra de sus manos la expansión está informando” (Salmo 19:1).

Cuando reflexionamos en el asombroso diseño de los seres vivos, nos sentimos admirados por la sabiduría del Creador

La propia Biblia contiene abundantes pruebas de la existencia del Creador. Si dedica el tiempo necesario para comprobar la coherencia entre los 66 libros que la forman, la superioridad de sus normas morales y la exactitud de sus profecías, tendrá sobrada evidencia de que su autor es el Creador. La comprensión de las doctrinas bíblicas también le permitirá tener la seguridad de que la Biblia es, sin lugar a dudas, la Palabra de Dios. Por ejemplo, cuando comprenda lo que la Biblia enseña sobre la causa del sufrimiento, el Reino de Dios, el futuro de la humanidad y el modo de alcanzar la felicidad, reconocerá la profundidad de la sabiduría divina. Es posible que llegue a sentir lo mismo que el apóstol Pablo, quien dijo: “¡Oh la profundidad de las riquezas y de la sabiduría y del conocimiento de Dios! ¡Cuán inescrutables son sus juicios e ininvestigables sus caminos!” (Romanos 11:33).

A medida que analice las pruebas y crezca su fe, se convencerá de que cuando lee la Biblia, en realidad está escuchando al Creador. Él nos dice: “Yo mismo he hecho la tierra y he creado aun al hombre sobre ella. Yo… mis propias manos han extendido los cielos, y a todo el ejército de ellos he dado órdenes” (Isaías 45:12). Que no le quepa duda: jamás se arrepentirá del esfuerzo que haga por comprobar por usted mismo que Jehová es el Creador de todo el universo.

Watchtower

Anuncios

Una respuesta

  1. Muy interesante el tema. Da mucho en que pensar

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: