Ultimo chance

cumbreCon mezcla de recelo y expectativa, se inicia hoy la controversial cumbre multisectorial convocada por el Gobierno para procurar consenso en diseño y aplicación  de políticas públicas a corto y largo plazos que ayuden a aliviar los efectos de la crisis  financiera mundial y a conformar una estrategia nacional de desarrollo.Más que por la cantidad o calidad de la concurrencia o por enjundiosos planteamientos  que se  formulen, el éxito o fracaso de ese encuentro estará signado por los niveles de  cumplimiento de los compromisos que contraigan las autoridades.

Nunca se supo el destino de millares de sugerencias hechas por distintos sectores de la sociedad durante el maratónico “Diálogo Nacional”, patrocinado durante el primer gobierno del presidente Leonel Fernández, jornada improductiva cuyo costo en dinero todavía se desconoce.

Conlusiones o acuerdos sobre otras jornadas dialogantes relacionadas con temas  esenciales como energía, justicia, seguridad ciudadana y medio ambiente fueron echadas también  en saco de olvido, por lo que sobran razones para legítima sospecha de que -ojalá que no – la historia se repita.

Esta vez hay razones de sobra para que todos los sectores de la vida nacional se involucren en la tarea de evitar que  la tormenta económica mundial se lleve por delante al ensamblaje productivo nacional y se acentúen niveles de miseria, marginalidad y atraso que afectan a millones de dominicanos.

Esa convocatoria con el rimbombante nombre de “Cumbre por la unidad nacional frente a la crisis económica mundial”, constituye no sólo una oportunidad de alcanzar el anhelado estadio de unidad en la diversidad, sino también otra oportunidad para que el Gobierno logre borrar la percepción que se tiene de reincidente en el incumplimiento.

Los trabajos de esa cumbre en una primera etapa se prolongarían por casi un mes, hasta la aprobación de un plan de acción a ejecutarse durante el 2009, que sería anunciado por el presidente Leonel Fernández en su presentación de memorias ante las cámaras legislativas, el 27 de febrero.

Las condiciones, pues, están dadas para que el Gobierno muestre de una vez y por todas su publicitada vocación concertadora o que termine por hundirse en el descrédito con un nuevo incumplimiento o “merengueo” de los temas tratados y aprobados en esa cumbre, que se erige como el último chance.

El Nacional

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: