Huérfana por feminicidio: “La muerte de mi madre hizo de mi vida un desastre”

huerfanaLa vida de María parece que se detuvo aquel 12 de junio del pasado año, cuando su madre Clara Lorenzo (Julia) cayó abatida a tiros y a puñaladas por su pareja, Marcial Hernández, quien ese mismo día murió a manos de agentes policiales.A raíz de ese hecho en el que su padrastro encerró a su madre en una casa ubicada en el barrio Cinco de Abril, y la mantuvo casi todo el día bajo tortura con la punta de un cuchillo en la garganta hasta el desenlace fatal, la joven de 16 años de edad dejó los estudios en primero del bachillerato por falta de apoyo y, según expresa, aún se siente confundida respecto al futuro que tomará su vida.

“Yo no tenía uniformes, zapatos, cuadernos, lápices y otros útiles para continuar y por eso dejé los estudios. Yo quiero ser ingeniera civil, pero necesito apoyo para poder lograrlo. Si me ayudan retomo los estudios el próximo año”, señaló la joven.

María buscó darle un giro a su vida uniéndose con un joven en el mismo sector donde nació, pero está segura de que si su madre estuviera viva no habría tomado esa decisión y hoy estuviera cursando el segundo del bachillerato.

Expresa que no lo pensó dos veces cuando su pareja le pidió que se juntaran y aunque está segura de que no tiene edad para tener esposo, espera que su compañero le proporcione la quietud que no disfrutó en la casa de su madre, por los problemas que ella tenía continuamente con su cónyuge.

“Diciembre pasado no fue igual. Fue mi primer fin de año sin mi madre. Ya la vida no es igual para mí. Todo ha cambiado después de su muerte. Me he sentido tan sola desde ese episodio”, expresó la adolescente, al ser entrevistada en casa de su abuela.

Tortura y abuso sexual Manifestó que su vida quedó marcada por ese episodio en el que su madre Julia fue arrastrada hasta una habitación de la casa que compartía con Marcial, tocara”, dijo mientras bajaba la cabeza.

Citó que su madre era dedicada a sus hijas y por eso trabajaba en casas de familia para darle lo que necesitaban, pero lo hacía enfrentando a su marido, a quien le molestaba que ella les comprara las cosas que necesitaban.

“Cuando ella cobraba, ese señor le quitaba todo el dinero y siempre alegaba que se le perdía, pero se lo bebía”, contó.

Precariedades
María se quedó al cuidado de su abuela Carmen Montes De Oca (Boba), quien habita en una humilde vivienda en las cercanías del río Nizao. Cuenta que durante el período que vivió con su abuela, desde el feminicidio contra su madre, pasó hambre en repetidas ocasiones, porque su tutora no podía trabajar, debido a su avanzada edad y ella tampoco por ser menor.

Su hermana mayor de 20 años está casada y la menor de 13 está actualmente con su padre, pero en el caso de ella y de su hermana mayor el padre de ambas nunca se ocupó de sus asuntos.

Narró que su madre se ocupó sola de ellas, porque su padre la abandonó cuando estaba embarazada de ella que es la segunda de las tres hermanas. Luego tuvo a su hermana más pequeña y finalmente se unió a Hernández, quien la mató aquel 12 de junio y sólo salió de la habitación muerto, después de enfrentarse a la Policía.

Listín Diario

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: