La fiesta de Linux

ubuntuloginNo odio a Microsoft, pero me cae muy bien Linux. La amistad con este sistema operativo de código abierto comenzó a finales de los años noventas cuando descubrí que además de Apple había otra alternativa a la empresa de Bill Gates. Pero entonces instalar su versión gráfica en vez de Windows era complicado y más un acto de fe que algo práctico. Hoy las cosas han cambiado y aunque aún no es perfecto, Ubuntu -una de las opciones gráficas de Linux- es una realidad bastante interesante.

Y como este mes tanto Linux como Ubuntu están de cumpleaños que mejor oportunidad que ésta para hablar de sus bondades -y sus defectos- en este espacio.

Primero una breve explicación para quien nunca escuchó hablar de Linux antes.

Resulta que las computadoras vienen con una cosa que se llama sistema operativo y de los cuales existen algunas versiones en el mercado: llámese Linux, llámese Windows NT, llámese Unix etcétera. Luego sobre esas plataformas se construyen interfases gráficas como Mac OS, Ubuntu, Windows Vista, etcétera.

Esas interfases, son importantes porque llevan la computación al usuario común sin grandes conocimientos, quien lo único que quiere es encender el ordenador para jugar o trabajar, o ambas.

Tras este breviario cultural les voy a contar por qué me gusta Ubuntu, y cuáles son sus ventajas y desventajas.

¿Por qué sí?

Es gratis. Ni un solo centavo se gasta en adquirirlo y sus mejoras y aplicaciones son desarrolladas por otras personas que -en la gran mayoría de los casos- tampoco cobran por lo que inventan.

Es estable. Una de las cosas que más causan molestias con algunos sistemas es que son increíblemente lentos. La computadora es muy rápida cuando sale de la caja, pero tras algunos meses de uso tarda “años” en arrancar y se congela con una frecuencia poco deseable. Tras probar Ubuntu es posible darse cuenta que esto puede ser cosa del pasado.

Es rápido. Si lo suyo es internet, prepárense para una nueva experiencia. La navegación en Ubuntu es rápida y ordenada. El navegador no tarda en abrirse y las páginas se despliegan con rapidez.

Seguridad. Olvídense de los virus. Ubuntu y Linux no son inmunes, pero casi. La mayoría de los virus informáticos aprovechan las debilidades de los sistemas operativos -y su popularidad- para expandirse, pero no en este sistema. Además, por naturaleza los usuarios que no sean “administradores” no pueden instalar virus por error.

Diseño. Una de las razones por las que no usaba ninguna interfaz gráfica de Linux antes era porque no me gustaban, pero eso también cambió ahora. El diseño de Ubuntu me parce atractivo y sencillo a la vez.

ubuntuupdate.jpg

¿Por qué no?

Solo, no. Por el momento para mí sigue siendo mejor instalar Ubuntu como un sistema operativo adicional a Windows o Mac por varias razones. La más importante para quien esto escribe son los videojuegos, pues desafortunadamente los mejores como Spore, Sims o Warcraft sólo tiene versiones para estos sistemas. Es cierto que existen programas para Linux que simulan ser Windows, pero el rendimiento es muy pobre. Si a ustedes los videojuegos les tienen sin cuidado, les interesará saber que otra razón es que algunos dipositivos para las computadoras no son compatibles con Linux. Y aunque puede darse la vuelta a este problema, se requiere un poco más de conocimiento que saber dónde se enciende y donde se apaga la computadora.

Conocimiento. Ya lo adelantaba en el párrafo de arriba. Si bien creo que Ubuntu representa un paso gigante en lograr que Linux sea más “entendible”, aún faltan cosas por resolver que pueden volverse un dolor de cabeza para el entusiasta usuario con poca experiencia. A mí en dos computadoras diferentes me llevó un rato solucionar el que Ubuntu reconociera mi tarjeta (o placa) gráfica.

Aplicaciones. Algunos de los programas de computación más famosos como Office, Photoshop, Premiere o Final Cut no están en Linux. Y si bien en el caso de las imágenes el problema es menor, y en el caso de Office hay una excelente alternativa, cuando se trata de editar video el panorama no es bueno. No dudo que llegará a serlo, pero aún falta camino por recorrer.

En conclusión, le veo más cosas buenas que malas y estoy seguro que, gracias a que su desarrollo depende de sus propios usuarios, Linux se acercará cada vez a más personas. Y en un mundo tecnológico en donde hay muchos Goliath, uno que otro David nunca está de más. ¿No creen?

BBC Mundo Blogs

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: