Niños de la calle ignoran el sentido de la Navidad

Diariamente yo me gano hasta RD$400, le doy RD$300 a mi mamá para que compre comida y me quedó con RD$100.

ninos-de-la-calleMarquito es un niño de diez años que junto a su hermano Andrés, de 12, ha sido cargado con la responsabilidad de producir dinero para ayudar a sus padres con los gatos de la casa. “Yo vendo porque sí”, respondió a la pregunta de por qué tiene que trabajar y en esa esquina tan peligrosa para un niño de su edad. Su puesto de trabajo es la esquina conformada por la avenida John F. Kennedy con Doctor Defilló, donde oferta a los conductores una fundita que contiene cuatro “palitos de coco” que fabrica su padre. Es muy ágil y cuando el semáforo cambia, literalmente trepa entre los vehículos y toca los cristales de los conductores, para mostrarles su producto. Entonces yo cambio ese dinero y le doy a cada una de mis hermanitas una moneda de 25 centavos y me quedo con RD$50 para comprar cosas. Hay días en que me gano RD$500 y me queda más dinero”, dijo.

Marquito llega antes de las 8:00 de la mañana a esa esquina y allí soporta sobre su diminuto cuerpo, los implacables rayos del sol y la lluvia hasta las 4:00 de la tarde cuando él y su hermano regresan a casa. Ahora que tiene vacaciones la jornada se extiende hasta las 5:00 de la tarde.

Marquito no tiene idea de la carrera que estudiará cuando sea adulto, de lo que sí está seguro es de que casi sabe hacer los palitos de coco que trae de Los Alcarrizos.

“Los palitos son ricos y se derriten cuando uno se lo echa en la boca. Esto no son de los que parecen de goma. Nosotros lo hacemos bien suaves y buenos”, agregó.

Navidad y Reyes
“En esta navidad en mi casa hicieron cena y comí pollo, telera y cosa; ¿cómo es esto?; ensalada también”, dijo.

Desconoce cuál es el sentido de la Navidad, lo único que sabe es que el 24 de diciembre se hace una cena variada y se come mucho.

“Yo no sé qué es la Navidad y creo que los días de Reyes son para comprar juguetes. Bueno, yo siempre he querido una bicicleta, pero los únicos juguetes que me han comprado es una camionetica y un carrito, pero mi sueño siempre ha sido tener una bici”, agregó.

Los niños que trabajan limpiando cristales, zapatos, vendiendo flores y otros artículos en las calles tienen historia similares.

Andrés el hermanito de Marquito a sus doce años no tiene metas para cuando sea grande, según dijo, pero señaló que le gustaría tener una vida normal como aquellos niños a quienes sus padres les suplen todo.

Dijo que este año la profesora lo suspendió de la escuela porque peleó con uno de sus compañeros y por eso tendrá que repetir el sexto curso en el año 2009.

Otra historia
Virgilio caminaba ayer por la calle El Conde con una lata debajo del brazo derecho y la limpiabotas sostenida con la misma mano.

Caminaba mirando las vitrinas de las tiendas vestido con camiseta azul con un agujero debajo del brazo izquierdo y lo llevaba al revés, porque “está sucio del otro lado”, explicó.

Narró que limpia zapatos en las calles, porque vive con su madre y otros hermanos y su padre se fue de la casa. Cuando se le preguntó qué es la Navidad para él dijo que “la Navidad es que viene un año nuevo. Es un día de amor y paz”.

Dijo esperar para el nuevo año seguir trabajando, pero cuando sea adulto quiere ser ingeniero.

“Yo trabajo para comprar mi ropa, pero no trabajo todos los días, porque estudio. Ahora aprovecho las vacaciones para conseguir un poco más de dinero”, agregó.

Listín Diario

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: