Oficiales civiles podrán expedir actas de nacimiento tardías a menores de 16 años

Con el anuncio hecho el sábado por la Junta Central Electoral (JCE) de que los oficiales civiles podrán expedir actas de nacimiento tardías a menores de 16 años sin exigir la ratificación de un tribunal ni un acto notarial, podría darse un paso de avance en el combate de un problema que condena a miles de dominicanos a la exclusión.

En el país, según la encuesta Enhogar 2006, el 22 por ciento de los niños de cinco años o menos carece de acta de nacimiento. De acuerdo con Unicef y Visión Mundial, instituciones que participaron en una propuesta de reforma a la Ley 659 sobre Actos del Estado Civil, las exigencias para realizar declaraciones tardías han generado taponamientos y han hecho que muchos padres desistan del proceso. No fue posible obtener una versión de la JCE.

Falta de documentos pasa de una generación a otra

Bienvenida trabaja diariamente de 6:30 de la mañana a 4:00 de la tarde, pero no cuenta con seguro médico. Tiene 37 años y cualquier diligencia importante debe realizarla a través de su esposo o una hermana. Engendró tres hijos, de 18, 14 y 10 años, que no pueden completar la educación formal. La mujer conocida por sus allegados como Bienva no puede cobrar un cheque, solicitar un servicio en una compañía telefónica o firmar un contrato con una empresa distribuidora de electricidad.

Bienvenida, de padres azuanos ya fallecidos y nacida en Santo Domingo, llegó al mundo el 11 agosto de 1971, pero para el Estado su nacimiento nunca ocurrió: ella no fue declarada y, como consecuencia, tampoco sus hijos. “Al uno no estar documentado no es nadie”, expresa durante un receso en el comedor donde faena como cocinera.

Por eso cuando sus hijos se vieron imposibilitados de seguir estudiando, inició el proceso para obtener papeles -“para que no les pasara lo mismo que a mí”, dice-. Tras más de dos años de diligencias, desistió. Aunque afirma haber nacido en Santo Domingo, un juez le negó el acta de nacimiento y le explicó que debía iniciar todo el trámite de nuevo… en Azua.

El Estado no debería “cerrarle tanto los caminos a uno que quiere resolver eso”, se queja la mujer. “Yo trabajo y no puedo pedir permiso a cada rato”. Si los requisitos para la declaración tardía de un menor (aquella que se realiza 90 días después del nacimiento en zonas rurales o 60 días después en zonas urbanas) amedrentan a muchos padres, la declaración de personas mayores de 15 años aún más, como lo demuestra la situación de Bienvenida.

“Si no se contempla una amnistía, es difícil resolver este problema”, afirma Catalina Encarnación, coordinadora de Promoción de Justicia de Visión Mundial. La ONG forma parte de la Comisión Interinstitucional por el Derecho a un Nombre y una Nacionalidad y participó en la elaboración de una propuesta de reforma a la Ley 659 sobre Actos del Estado Civil, que rige los registros de nacimientos y que data de 1944.

Uno de los planteamientos hechos en la propuesta era la aprobación de una amnistía que permitiera declarar a los adultos que carecían de documentos. “Tenemos una ley bastante obsoleta”, opina Encarnación y en esto coincide con Dorina López, del Departamento de Políticas Públicas de Unicef, institución que también forma parte de la Comisión. En el 2004, Visión Mundial publicó un estudio sobre sub-registro de nacimiento de niños en las comunidades donde la ONG desarrolla proyectos de desarrollo. Según ésta, la negación de los padres y la falta de documentos de éstos constituyeron las principales razones por las cuales los pequeños no eran inscritos en la Oficialía del Estado Civil. El problema se da también porque los padres tienen poco conocimiento sobre los requisitos exigidos para hacer una declaración.

Situaciones particulares se presentaron en zonas como Sabana Perdida y Tamayo. En Sabana Perdida, donde el 40.6 por ciento de los niños carecía de acta de nacimiento, residían muchos adultos nativos del campo que no tenían papeles y a los cuales se les dificultaba el proceso de declaración porque debían trasladarse a la jurisdicción donde nacieron. En Tamayo, donde el 10.3 por ciento de los menores no había sido registrado, se encontró el caso de niños que vivían con sus abuelos porque sus madres habían ido a trabajar al exterior y no podían ser declarados por sus parientes.

“Como no hay una regulación de la guarda o un papel que acredite que ellos tienen la custodia legal de esos niños, tampoco pueden hacer la declaración de los niños”, explica Encarnación. Los parientes no pueden declarar a un niño a menos que los padres de éste fallezcan o que los familiares posean la custodia legal del menor.

Listín Diario

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: