Los jóvenes preguntan… ¿Qué hago si mis padres se pelean?

AUNQUE quieras, no puedes evitar que te afecten las discusiones de tus padres porque los amas y necesitas su apoyo. Por eso, cuando ves que no se llevan bien, te asaltan un sinfín de inquietudes. ¿Por qué tus padres no siempre parecen estar sintonizados en la misma onda?

Opiniones distintas

Jesús dijo que, al casarse, un hombre y una mujer llegan a ser “una sola carne” (Mateo 19:5). ¿Significa esto que tus padres verán siempre las cosas del mismo modo? Claro que no. En realidad, no hay dos personas —ni siquiera dos esposos que estén verdaderamente unidos— que siempre concuerden en todo.

Que tus padres tengan diferencias de opinión no significa que su matrimonio se esté desmoronando. Aunque a veces se crispen el uno al otro, lo más seguro es que se sigan queriendo. Y entonces, ¿por qué discuten? Tal vez porque tienen formas distintas de abordar ciertos asuntos. Esto no siempre es malo ni condena al desastre su relación.

Para ilustrarlo: ¿te ha pasado alguna vez que al ir al cine con amigos íntimos tu opinión de la película difería de la de ellos? Es posible, porque incluso entre amigos allegados los puntos de vista son distintos.

Algo parecido puede ocurrir con tus padres. A los dos les interesa la economía familiar, pero cada uno tiene su modo de administrar el dinero; ambos quieren que la familia tome vacaciones, pero cada cual tiene su propio concepto de lo que es esparcimiento; los dos quieren que te vaya bien en los estudios, pero sus métodos para motivarte son distintos. El punto aquí es que la unidad no significa uniformidad. Aunque dos personas estén unidas como una sola carne, su percepción de las cosas va a ser distinta.

Pero ¿por qué dejan que sus diferencias les hagan perder los estribos? ¿Por qué algo tan inocente como la opinión del otro convierte una simple conversación en una franca discusión?

La imperfección

Muchas de las dificultades entre tus padres pueden achacarse a la imperfección. “Todos tropezamos muchas veces. Si alguno no tropieza en palabra, este es varón perfecto”, señala la Biblia (Santiago 3:2). Tus padres no son perfectos, y tú tampoco. Todos decimos ocasionalmente cosas de las que luego nos arrepentimos, y a veces lo que decimos lastima como “las estocadas de una espada” (Proverbios 12:18).

¿No has tenido tú también alguna fuerte diferencia con una persona allegada? Es muy probable que sí. “Todo el mundo tiene sus desacuerdos —reconoce la joven Mónica—.* De hecho, las personas a quienes más quiero son las que más logran irritarme, seguramente por lo mucho que espero de ellas.” Ahora bien, los cónyuges cristianos esperan mucho el uno del otro, pues la Biblia establece normas elevadas para ellos (Efesios 5:24, 25). Pero al ser imperfectos, solo es cuestión de tiempo que uno o los dos se equivoquen. Como dice la Biblia, “todos han pecado y no alcanzan a la gloria de Dios” (Romanos 3:23; 5:12).

Hazte a la idea, pues, de que al menos cierta tensión surgirá entre tus padres. De hecho, el apóstol Pablo dijo que los casados experimentarían “tribulación en la carne”, o “serias dificultades que superar”, como lo expresa La Nueva Biblia Latinoamérica de 1982 (1 Corintios 7:28). Un jefe exigente, un congestionamiento de tráfico o una factura inesperada son algunos de los factores que pueden aumentar la presión dentro del hogar.

Saber que tus padres son imperfectos y que en ocasiones quizás se vean sometidos a grandes presiones puede ayudarte a poner sus discusiones en la perspectiva correcta. Eso fue lo que descubrió Mónica. Ella dice: “Parece que mis padres ahora discuten más que antes, y a veces me pregunto si es que se están cansando el uno del otro. Pero entonces me digo que veinticinco años de matrimonio y cinco hijos son una tarea gigantesca”. Igualmente, tú puedes demostrar “cariño fraternal” si reconoces que tus padres tienen que cumplir con numerosas responsabilidades (1 Pedro 3:8).

Recomendaciones

Seguramente te das cuenta de que tus padres son imperfectos y de que todos los días se enfrentan a diversas presiones. Pero sigue en pie la pregunta: “¿Qué hago si mis padres se pelean?”. Prueba las siguientes sugerencias.

Recuadro No intervengas (Proverbios 26:17). Tú no eres su consejero matrimonial ni es tu papel arreglar sus diferencias. Además, es muy probable que si te metes, te salga el tiro por la culata. “Casi siempre que he querido hacer de árbitro, me han dicho que no me meta”, dice Carla, de 18 años. Por eso, deja que tus padres arreglen sus problemas.

Recuadro Mantén las cosas en la perspectiva correcta (Colosenses 3:13). Como dijimos antes, el hecho de que tus padres discutan de vez en cuando no significa necesariamente que estén a punto de separarse. Así que no dejes que un estallido ocasional entre ellos te alarme sin razón. Inés, de 20 años, comenta sobre sus padres: “Aunque peleen, sé que todavía se quieren y que quieren a la familia. Ya lo superarán”. Lo mismo puede pasar con tus padres en caso de que tengan un desacuerdo.

Recuadro Cuéntaselo a Jehová. No tienes por qué guardarte tus preocupaciones. La Biblia aconseja: “Arroja tu carga sobre Jehová mismo, y él mismo te sustentará” (Salmo 55:22). La oración puede ayudarte mucho. Como dijo Pablo a los filipenses: “Dense a conocer sus peticiones a Dios; y la paz de Dios que supera a todo pensamiento guardará sus corazones y sus facultades mentales mediante Cristo Jesús” (Filipenses 4:6, 7).

Recuadro Cuida tu salud. No te conviene cargar con algo que está fuera de tu control, pues hasta pudiera perjudicar tu salud. “La solicitud ansiosa en el corazón de un hombre es lo que lo agobia”, dicen las Escrituras (Proverbios 12:25). Para conseguir alivio de tus inquietudes, trata de pasar tiempo con amigos que te animen y participar en actividades sanas.

Recuadro Habla con ellos. Es cierto que no debes meterte en las rencillas de tus padres, pero sí puedes hacerles saber cómo te afecta que peleen. Busca un momento apropiado para hablar con uno de ellos (Proverbios 25:11). Hazlo “con genio apacible y profundo respeto” (1 Pedro 3:15). No acuses. Sencillamente explica cómo te sientes.

¿Por qué no pruebas estas sugerencias? Es posible que la situación entre tus padres mejore. Y si no, de todos modos tendrás la satisfacción de saber que, aunque no puedes controlarlos a ellos, sí puedes controlar tu reacción cuando discuten.


*  Los nombres han sido cambiados.

Encontrarás más artículos de la sección “Los jóvenes preguntan…” en www.watchtower.org/yps

Watchtower

Anuncios

6 comentarios

  1. hola yo tengo un problema fijense que me gusta un chico del salon del Reino de los testigos de Jehova, yo estoy estudiando la biblia con ellos, diganme que hago.

  2. este comentario me va a ayudar a mejorar en mi vida diaria para no intervenir en los problemas de mis padres

  3. Sigue estudiando la biblia y pon tu mente en aprendera la verdad, lo demás viene por añadidura

  4. bueno nosotros pensamos que esta imformacion nos va a servir en nuestra vida diaria para no interferir y que mejoren sus conflictos , tambien nos ayuda a confiar mas en jehova

  5. MIS OADRES SE PELEAN DEMASIADO IA NO SE QUE HACER SIEMPRE PARO TRISTE DESDE K COMENZARON A PELEAR.
    DESDE EL PRIMER DÍA K COMENZARON A PELEAR YO SIEMPRE PARO TRISTE,DEPRIMIDA.
    YO NO PUEDO ESTAR TRANKILA SIEMPRE PARO PREOCUPADA.

    XFA DIGANME K HACER

  6. YO NO SE QUE HACER TENGO MUCHOS PROBLEMAS EN CASA, PELEO MUCHO CON MIS PADRES, A MI MA GUSTA SALIR CON MIS AMIGAS PERO NO ME DEJAN, YO ESTUDIO LA BIBLIA CON LOS TASTIGOS DE JEHOVA

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: