El punto de vista bíblico: ¿Tenemos un alma inmortal?

¿Somos los seres humanos tan solo carne y hueso, o hay también en nosotros una parte inmaterial? ¿Pone la muerte fin a nuestra existencia, o hay algo invisible que continúa viviendo separado del cuerpo?

AUNQUE las religiones del mundo han concebido una desconcertante variedad de doctrinas sobre el más allá, la mayoría de ellas coinciden en una idea fundamental: hay algo dentro de uno que es inmortal, que sigue viviendo tras la muerte del cuerpo. Mucha gente cree que ese “algo” es el alma. ¿Qué cree usted? ¿Somos en parte carne y en parte alma? ¿Qué es el alma? ¿Tenemos un alma inmortal? Es indispensable saber la verdad sobre estas cuestiones.

“El hombre vino a ser alma viviente”

¿Es el “alma” una parte de nuestro ser que se separa del cuerpo en el momento de la muerte y continúa viviendo? De acuerdo con el Diccionario Bíblico Conciso Holman, el término alma a menudo se refiere a “todo el ser humano”. Veamos un caso en Génesis 2:7: “Jehová Dios procedió a formar al hombre del polvo del suelo y a soplar en sus narices el aliento de vida, y el hombre vino a ser alma viviente”. De modo que el primer hombre, Adán, era un alma.

Otros textos bíblicos también respaldan la idea de que el término alma puede referirse a todo el ser humano. Por ejemplo, la Biblia dice que el alma puede trabajar (Levítico 23:30). Asimismo dice que puede impacientarse, irritarse, desvelarse y sentir temor o abatimiento (Jueces 16:16; Job 19:2; Salmo 119:28; Hechos 2:43; 1 Tesalonicenses 5:14). Además, observamos el uso de la palabra alma en el sentido de persona en Romanos 13:1, que exhorta: “Toda alma esté en sujeción a las autoridades superiores”, y en 1 Pedro 3:20, donde leemos: “En los días de Noé, […] unas pocas personas, es decir, ocho almas, fueron llevadas a salvo a través del agua”. Estos versículos no ofrecen ningún indicio de que el alma sea algo inmaterial que sobreviva al cuerpo.

¿Qué hay de los animales y las plantas? ¿También son almas? Pues bien, observemos cómo describe la Biblia la creación de los animales: “Dios pasó a decir: ‘Enjambren las aguas un enjambre de almas vivientes’”. En el siguiente día creativo, ordenó: “Produzca la tierra almas vivientes según sus géneros, animal doméstico y animal moviente y bestia salvaje de la tierra según su género” (Génesis 1:2024). Por ello, tanto los seres humanos como los animales son almas; en cambio, las Escrituras no incluyen a las plantas en la categoría de almas.

Artículo completo

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: